El scrapbooking es una de las manualidades que más activa nuestra mente. Entre los beneficios del scrapbooking, está especialmente recomendado para practicar con niños y con personas mayores porque estimula el funcionamiento del cerebro e, incluso, es considerado como una forma de meditación activa. Hay cientos de estudios publicados sobre los beneficios de la artesanía manual, tanto físicos como mentales, cómo nos ayudan a conectar con la gente, a desconectar de las tecnologías, a ejercitar nuestra creatividad y centrar nuestro cerebro.

A lo largo de mi vida, he pasado por diferentes fases: dibujo, acuarelas, origami, costura, ganchillo, cocina creativa, punto, scrapbooking... y me he dado que me gusta almacenar y coleccionar material de papelería: cuadernos, lápices, pinturas, rotuladores, pegatinas... Además, me encantan los papeles de diseños bonitos y las cintas de washi tape, con las que me encanta forrar todas mis carpetas y cuadernos.

Por lo tanto, aunque no tenga mucha experiencia en el mundo del scrap, si que es cierto que he notado ciertos beneficios que me aporta la práctica de esta manualidad, y me gustaría compartirlos con vosotras, y que me contéis si estáis de acuerdo, o compartáis conmigo vuestras experiencias escraperas.

El scrapbooking es una actividad muy relajante

Cualquiera que lo haya probado, podrá asegurarlo. Para hacer scrapbooking necesitas sentarte en una mesa, disponer a tu alrededor los materiales que quieres utilizar, y ponerte a crear. Esta simple sensación de centrar toda tu atención en una sola tarea, además de ser increíblemente satisfactorio, a mi personalemente me resulta super relajante.

En el scrapbooking puedes tomarte las cosas con toda la calma del mundo: elegir qué colores de papeles te gustan más juntos, qué decoración poner en cada punto de tu proyecto, dedicar un momento a estampar un detallito para hacer embossing... Esto te ayuda a desconectar de las preocupaciones del día a día y a relajar la mente.

Si no lo habéis probado aún, os lo recomiendo. Algún día que estéis estresadas o sintáis que todo os supera, parad y dedicaros a crear un pequeño detallito en scrap. Escoged alguna foto que os guste y os traiga buenos recuerdos y decoradla en un layout. No sólo os quedará un adorno precioso que podéis regalar o utilizar para decorar vuestra casa, sino que os ayudará a desconectar un ratito de las tensiones del día.

En el scrap, todo vale, así que es ideal para estimular tu imaginación

Todos los principiantes en una manualidad tienden a buscar tutoriales, vídeos, ideas o proyectos que les inspiren para poder copiarlos y crear un bonito proyecto con sus fotos. Sin embargo, os lo digo ya: Si no encuentras nada que te convenza, lo mejor es que sigas tus instintos. En el scrap puedes utilizar lo que quieras para decorar tus proyectos

¿Has salido a dar un paseo y has encontrado unas hojas muy bonitas? Prénsalas entre las hojas de un libro y utilízalas para decorar tus fotos con una temática de naturaleza. ¿Te gusta mucho el cine? Decora tus proyectos con entradas de cine o recortes de revistas.

Tampoco tienes porque seguir las normas establecidas para las herramientas o los accesorios de scrap: si te parece que algo quedaría bien, pruébalo. Incluso si el resultado final no te convence del todo, siempre puedes tapar el pequeño desastrito que has hecho con un adorno de botones, flores, brads...

Todo lo que se te ocurra, puedes utilizarlo, y si no me crees, echadle un vistazo a los proyectos de Mix Media de diseñadores como Tim Holtz, Dyan Reaveley o Finnabair.

dyan reaveley

Además, el simple hecho de crear un proyecto de scrapbooking, suele dejar muchos restos de materiales: trocitos de papel, troquelados...

El scrapbooking fomenta muchísimo el reciclaje por el simple hecho de que querrás utilizar todos tus materiales de scrap hasta la última gota, dándoles nuevos usos en tus proyectos. Yo de los papeles que utilizo para scrap no tiro nada, siempre hay forma de encontrarles un sitio en mis proyectos, aunque sea para dar un puntito de color en una zona del proyecto.

ideas scrapbooking

Cuando regalas algo hecho a mano, todo el mundo querrá uno de tus regalos

Vivimos en una sociedad increíblemente materialista y consumista. Todo el mundo tiene ya prácticamente todo lo que necesita a su disposición, así que hacer un regalo o un detallito es cada vez más complicado. Sin embargo, os lo puedo asegurar al 100%: cuando regalas algo hecho a mano por ti, la gente lo aprecia mucho más.

Somos conscientes del tiempo y esfuerzo que cuesta hacer algo a mano, lo cual significa que la persona a la que le regales un bonito proyecto de scrap apreciará mucho más el esfuerzo que has invertido en crear algo exclusivamente para ella.

¿No sabes qué regalarle a tu amigo invisible de este año? Entérate de alguna de sus aficiones, coge alguna foto suya (hoy en día con Facebook o Instagram, esto es facilísimo), y crea un bonito layout personalizado y regálaselo enmarcado ¡Éxito asegurado! Al próximo sorteo del amigo invisible, todo el mundo querrá que te salga su nombre =)

Hacer scrap te obliga a mantener un orden sobre tus cosas...

... porque sino acabas aplastado por tus montañas de papeles, sellos acrílicos o troqueles. Es increíble la cantidad de materiales que puedes acumular cuando empiezas a hacer scrap. Yo que apenas llevo unos 8 meses en este mundillo, ya acumulo dos cajas llenas de tintas (de las de formato pequeño), sobres llenos de sellos acrílicos, una caja de zapatos llena de washis y no se cuantos rotuladores, bolígrafos, lápices y pinceles. Eso, sin contar los papeles, que de momento guardo en una carpeta a parte, ni los botes de pegamento líquido y médiums. Por suerte, no tengo todavía una máquina de corte manual, porque si no no sabría donde guardar mis troqueles ni carpetas de embossing.

En mi casa no tengo mucho sitio, así que si quiero encontrar mis cosas de scrap para empezar un nuevo proyecto, tengo que mantener mis dos cajas de scrap bien ordenadas para poder encontrar mis materiales. Las herramientas de organización son de mucha ayuda, sin duda, pero de nada sirve si somos de por si personas desorganizadas. Antes de hacer scrap, yo era muy desorganizada, siempre lo dejaba todo tirado por mi habitación, pero ahora, con estas tintas tan bonitas, estos diseños de sellos que me encantan, o los preciosos papeles de scrap que me voy comprando, me da mucha rabia que se queden tirados por las esquinas, porque podrían estropearse.

Así que desde que empecé a hacer scrap, he ido haciendo esfuerzos conscientes para mejorar mi organización personal. No solo a nivel de orden físico, sino también mental. Porque no hay nada más placentero que organizar tus tareas de la semana en un planner o un bullet journal bien bonito decorado por ti. 

planner me big ideas

Hacer scrap estimula la memoria y ayuda a recordar buenos momentos mientras creas nuevos recuerdos

Este es uno de los motivos por los que se recomienda el scrapbooking como actividad a realizar en familia. Después de todo, el scrapbooking trata de decorar y crear proyectos con fotos, para lo cual hay que desenterrar los antiguos álbumes de fotografías que seguro todos tenéis en casa para encontrar la foto ideal. Al contemplar de nuevo esas fotos que llevan encerradas dentro de álbumes tanto tiempo, recordamos los momentos en los que se tomaron esas fotos. Además, si realizamos esta actividad con nuestros abuelos o nuestros hijos, siempre hay oportunidades de enterarse de historias familiares del pasado, y de reírse juntos recordando alguna anécdota graciosa sobre una foto.

Yo personalmente tengo un montoncito de fotos en blanco y negro y sepia de mis padres de cuando eran pequeños que están deseando que les dé algún retoque con scrap, porque las pobres fotos, no hacen más que estropearse en esos álbumes tan sosos y viejos.

Por último: ¡el scrap es una actividad muy divertida!

Por supuesto, este es el principal motivo que tengo para hacer scrapbooking ¡porque me lo paso en grande! =D

Para mi no hay nada más satisfactorio que tener un montoncito de proyectos aún por terminar, porque el hecho de escoger mis elementos preferidos para cada uno de ellos es lo que más me gusta de hacer scrap. Además, si os reunís un grupo de amigos para hacer algo de scrap, la cosa mejora. Podéis compartir truquitos, ideas, fijaros en los proyectos del de al lado, para inspiraros o tomar ideas... Viene genial apuntarse a un taller de scrap si todavía no tienes mucha idea de esta manualidad, y saldrás siempre super contenta.

¿Lo mejor de todo? Al hacer scrap con más gente, puedes ver como realmente se puede hacer cualquier cosa con scrapbooking, y tus ideas son tan válidas como las de cualquier otra persona.

Hace un mes participé en un taller de scrap con mis compañeras de Up&Scrap, en el que Eva nos enseñó a hacer un layout, en el que nos inspiramos de un proyecto que había hecho ella (podéis ver las fotos en nuestro Facebook), y fue genial ver como cada una de nosotras interpretaba el layout de Eva de una forma diferente para crear proyectos super chulos. Además, ¡echamos muchas risas haciendo manualidades todas juntas!

 

 

¿Y vosotras, qué beneficios pensáis que tiene el scrap y qué os aporta en vuestra vida?

¡Compartid vuestras experiencias escraperas con nosotros en el área de comentarios!

 

Recibe tutoriales y promos especiales en tu correo

¡Únete a nuestra comunidad escrapera y recibe en tu correo todas las novedades de Up&Scrap!

Solo enviaremos artículos de scrap que sean de tu interés.