Los sellos son una herramienta que se ha usado desde hace miles de años, en las antiguas civilizaciones, como seña de identidad para marcar documentos o la correspondencia. Actualmente apenas enviamos cartas por correo, pero eso no ha impedido que encontremos nuevos usos para los sellos. Ya no hablamos de los sellos postales, sino de los sellos de papelería.

Hoy en día podemos encontrar diferentes tipos de sellos según para lo que los necesites y según la calidad que busques. Te lo explicamos todo más detenidamente en este artículo, ¡sigue leyendo!

Sellos de caucho para scrapbooking
Foto original de Hannes Wolf de Unsplash

Sellos de caucho

Los sellos de caucho son el tipo de sello más habitual y su denominación hace referencia al material con el que están fabricados: goma de alta calidad que se conserva como nueva con el paso del tiempo. Se utilizan tanto a nivel corporativo como en las manualidades, pero con ciertas diferencias que enseguida te explicaremos.

Por lo general, van montados sobre un soporte de madera como puedes ver en nuestra sección de sellos de madera. Sin embargo, también puedes encontrarlos adheridos a una base Ez Mount o directamente sin base, en cuyo caso necesitarías adquirir una almohadilla Ez Mount aparte.

Uno de los problemas respecto con respecto a los sellos transparentes es que no dónde estás estampando, por lo que pueden ser menos precisos según para lo que los quieras.

En las empresas puedes encontrar sellos de caucho sobre base de madera y con mango. Suelen estar colocados junto a una almohadilla de tinta para mojarlos y estampar rápidamente sobre documentos.

También pueden disponer de sellos de caucho automáticos, un tipo de sellos para empresas que incluyen la tinta en el cuerpo del sello y se aplica a la goma directamente, facilitando la estampación con solo ejercer presión sobre el papel. En este caso, tendrás que adquirir repuestos de tinta y evitar que se te sequen con la falta de uso.

Además, dentro de los sellos de caucho para empresas destacan los sellos fechadores, que antaño se usaban únicamente para estampar la fecha en los documentos, pero ahora el formato de este tipo de sellos se ha adaptado también para las manualidades caseras.

Para uso individual o doméstico, los sellos de caucho son un objeto cotidiano sinónimo de calidad: ofrecen una estampación perfecta en todo tipo de proyectos y manualidades. Para muchas/os scraperas/os, sobre todo para los amantes del mix media, los sellos de caucho se han convertido incluso en objetos de coleccionismo, puesto que tienen un precio más elevado que otros tipos de sellos fabricados en materiales de menor coste.

Sellos de silicona para scrapbooking
Foto original de Cocoloko

Sellos de silicona

Los sellos de silicona para manualidades – o sellos acrílicos, como a nosotros nos gusta llamarlos -, son un tipo de sellos diseñados principalmente para scrapbooking.

Se trata de sellos transparentes que se colocan sobre una base de metacrilato como soporte para la estampación, ya que el material con el que están fabricados este tipo de sellos es flexible y el metacrilato le aporta la consistencia necesaria para poder mojarlos en tinta.

Los sellos de las marcas que puedes encontrar en nuestra tienda online están fabricados con fotopolímeros de alta calidad, por lo que el resultado es una estampación perfecta; además, el sello se conservará en perfecto estado durante muchos años.

Sin embargo, anteriormente este tipo de sellos de silicona para scrapbooking se fabricaban con materiales de baja calidad y los diseños no se estampaban bien, e incluso los propios sellos se deterioraban al poco tiempo. Por eso, siempre seleccionamos con mucha atención las marcas que distribuimos para ofrecer siempre una garantía de calidad y estampación perfectas.

Sellos de lacre para scrapbooking
Foto original de Denise Karis de Unsplash

Sellos de lacre

Los sellos de lacre son los más tradicionales de la lista, puesto que la cera ya se usaba antiguamente para cerrar cartas y firmar documentos importantes por personas muy influyentes. No obstante, cada año vuelven a ser tendencia y se usan cada vez más, especialmente a la hora de crear invitaciones para bodas o de enviar cartas bonitas con detalles personalizados. ¡Tienen un encanto especial!

¿Cómo se usa un sello de lacre?

  1. Elige 2 ó 3 lacres (según tamaño) del color que prefieras y colócalos en la cuchara.
  2. Enciende la vela y coloca la cuchara sobre la llama, a unos 2 cm.
  3. Espera a que se funda la cera por completo.
  4. Vierte la cera sobre el sobre.
  5. Inmediatamente, coloca el sello sobre la cera y aplástalo un poco.
  6. Deja el sello sobre la cera hasta que se enfríe por completo, sin moverlo.
  7. Retira el sello.

Importante: no intentes calentar el lacre directamente con un mechero o cerilla porque goteará y te puedes quemar o acabar arruinando la carta.

Nosotros disponemos de un Kit de lacre que incluye todo lo necesario para que puedas empezar a decorar tus cartas con un precioso sello de cera fundido.

Kit sello de lacre para scrapbooking

Como curiosidad…

  • El sello queda increíble combinando distintos colores de lacre a la vez.
  • Prueba a lacrar distintos materiales, como el acetato o un precioso papel reciclado.
  • Si colocas el lacre sobre papel de horno y lo dejas enfriar por completo, ¡puedes crear pegatinas!
Carvado de sellos para scrapbooking
Foto de Sami Garra, artista referencia del carvado de sellos.

Sellos personalizados

Los sellos personalizados son otra gran opción si no te convence ninguno de los tipos de sellos que te hemos mencionado anteriormente. Si quieres un diseño especial que no encuentras por ninguna parte o quieres simplemente crear tus propios sellos para scrapbooking, ¡puedes hacerlo!

Gracias a la técnica del carvado de sellos, tú mismo/a puedes dar forma a tus sellos y estamparlos una y otra vez donde te apetezca. En realidad, crear sellos personalizados no es difícil, pero es cuestión de práctica hasta que consigues que tengan la forma que realmente quieres.

El carvado de sellos consiste en grabar en planchas de linóleo, y con ayuda de una gubia, diseños que luego quieras estampar. Tendrás que carvar el linóleo, retirando trozos de caucho poco a poco hasta ir dando forma a tu dibujo. Para ello, necesitarás jugar con diferentes tamaños y formas de cuchilla: tipo cúter, con forma de U, de V… Los mangos de las gubias cuentan con un sistema de ajuste que te permite intercambiar las cuchillas muy fácilmente.

Limpiador de sellos para scrapbooking

Mantenimiento de los diferentes tipos de sellos

Sea cual sea el tipo de sellos que vayas a emplear, es fundamental que sigas unos consejos básicos para su cuidado. De este modo, podrás conservar tus sellos como el primer día y usarlos tantas veces como quieras.

Lo ideal sería que adquieras un limpiador de sellos específico para el tipo de tinta que vas a utilizar, ya que han sido diseñados para la composición química de cada tinta. Además, ten en cuenta que no todas las tintas sirven para todos los sellos. En cualquier caso, tras cada uso debes usar el limpiador para retirar la tinta y que no se deteriore el sello ni se produzca un cruce de tintas. ¡Sería una lástima que se estropease tu proyecto!

¿Cómo debes limpiar tu sello después de cada uso?

  1. Llena un recipiente con agua y jabón neutro.
  2. Mete el sello en el agua y frótalo suavemente con un cepillo de dientes blando o con un trapo húmedo, hasta que no veas rastro de la tinta.
  3. Enjuaga muy bien el sello en agua para eliminar todos los restos de jabón.
  4. Seca perfectamente el sello y guárdalo.

Además, no debes intentar utilizar los sellos en superficies para las que no están diseñados porque puedes acabar estropeándolos y que luego no estampen bien cuando los necesites.

Como ves, existen muchos tipos de sello dependiendo de lo que estés buscando y de lo que necesites. En el mundo de los sellos de scrapbooking, los de silicona que son los más populares y son un auténtico capricho. Nos encanta estamparlos una y otra vez, ¡y no podemos resistirnos a los bonitos diseños que van saliendo!